CIUDAD DE MÉXICO, 8 de julio de 2018.- La Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) se congratula de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se apegue a las disposiciones administrativas de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), establecidas en la Ley de Transición Energética. Señala un comunicado que de acuerdo a la información de la página del Poder Judicial, la empresa de Suministro Básico CFE desistió de la demanda de amparo interpuesta en contra de las Disposiciones Administrativas de Carácter General en materia de Generación Distribuida (GD). Para la ANES el retiro del amparo es una muestra de la madurez que ha alcanza el mercado de GD. Confiamos en que las áreas de oportunidad, que ofrecen las disposiciones, serán atendidas correctamente por el regulador, para que este sector crezca 200 por ciento o más. En el nuevo horizonte, es primordial incluir a los prosumidores (productores y consumidores) y usuarios de energía eléctrica en la lucha contra el cambio climático, batalla que también genera empleos de calidad para los mexicanos. Se estima que de aumentar el crecimiento de la GD, para el 2030, se podría alcanzar los 19 mil megawatt (MW), así como generar más de un millón de empleos en el sector, como instaladores, vendedores, entre otros. Cabe recordar que el 7 de marzo de 2017 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) las Disposiciones Administrativas de carácter general de la Generación Distribuida, que especifica los nuevos modelos de contrato que los usuarios pueden utilizar para la producción de energía solar en instalaciones de paneles fotovoltaicos menores a 500kW.

Ante la nueva reglamentación, el 25 de abril de 2017, CFE Suministrador Básico interpuso un amparo con el número de expediente 610/2017, del cual se desistió en días pasados. Expertos en el sector solar externaron su inconformidad por el amparo, a la que se sumaron algunos actores políticos, porque generaba incertidumbre en el mercado de energía solar fotovoltaica para pequeños generadores y estancó su crecimiento.

En ese sentido, la ANES agradece el apoyo de los senadores Silvia Garza y Francisco Burgo, y del diputado Javier Neblina, así como del Consejo Mexicano de la Energía y de la hermana Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF) por su labor en el proceso, que llevó poco más de un año y hoy se resuelve satisfactoriamente. De la misma forma reconocemos el esfuerzo y la determinación con que la CRE defendió las disposiciones administrativas emitidas y que están haciendo crecer la capacidad y los contratos. Cabe mencionar que en México existen 420 mil usuarios con Tarifa de Alto Consumo (DAC), además de tres millones de pequeños y medianos comercios que son candidatos idóneos a instalar paneles solares y conectarse bajo los esquemas de Netbilling, Netmetering y venta total, cuya inversión retornaría entre cuatro y siete años. En 2017 la medición neta creció 92 % en número de interconexiones y 63 % en capacidad instalada, lo que equivale a unos 28 mil contratos nuevos, para acercarse a los 60 mil acumulados y a superar los 400 MW de capacidad instalada. Para la ANES es relevante incrementar la cifra, pues México tiene el potencial solar y desde hace unos años la energía fotovoltaica ha tenido una evolución favorable, lo que demuestra la viabilidad de rebasar la meta establecida en la Ley de Transición Energética.