CIUDAD DE MÉXICO — Las inversiones para la instalación de sistemas solares en hogares y pequeñas empresas se han visto frenadas por el amparo que interpuso la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hace un año, lo que provocó incertidumbre en el sector, afirma la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

Leer: Las subastas eléctricas aportarán al país 65 centrales de energía limpia

“Lo que no se ha podido hacer es que los usuarios pequeños puedan ofrecerle o venderle la energía a la CFE Suministro Básico. Ese es el punto que no se ha logrado y nosotros creemos que está frenando inversiones”, dijo el secretario General de este organismo, Héctor Hernández.

La eléctrica nacional interpuso un amparo en contra de las normas emitidas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) sobre el método para calcular las tarifas que iba a pagar la CFE, cuando un usuario generara con paneles solares su propia electricidad, y le vendiera los excedentes a CFE, o cuando de manera directa se vendiera toda la generación. La primera modalidad se conoce como net billing y la segunda como venta total.

Leer: Hidalgo se suma a la industria de la energía solar

“Ha habido un freno burocrático en los dos segmentos que tienen que ver con los temas del amparo, el net billing y la venta total”, destacó Hernández.

Estas modalidades no han despegado, debido al conflicto legal con la CFE. Aunque la industria crece a ritmos de 110% desde hace años, en realidad puede llegar a 200% si los inversionistas tuvieran certeza sobre el pago que pueden recibir de la Comisión, agregó. “Ya no es solo un usuario doméstico, sino inversionistas que quieren hacer negocio y no se sienten cómodos al ver la existencia del amparo”.

ANES espera que pueda avanzarse en la resolución del amparo que por ahora se encuentra en uno de los juzgados especializados en materia de competencia económica.

Leer: México puede ser una potencia solar, pero hay poco interés de la gente

La instalación de este tipo de tecnologías solares —conocidas como generación distribuida, porque se consume la electricidad en el mismo sitio donde se produce— pasó de 130 MW a 270 MW entre 2016 y 2017, pero esos productores se interconectaron a la red de CFE a través del esquema conocido como net metering.

En este sistema, los hogares o empresas consumen tanto electricidad que generan en sus paneles como la de CFE y sólo se hace una resta para descontar la generación propia de la factura final, sin generar pagos a favor como en el net billing.